Informes no financieros – Quién debe presentarlo

La Ley 11/2018 en materia de Información no financiera y diversidad, tras su publicación en el BOE, supuso un cambio en la forma en que las empresas reportan sus impactos ambientales, sociales y de gobierno, y determina qué empresas deben reportar este tipo de información a través de una memoria que se redacta a tal efecto.

La divulgación de información no financiera o relacionada con la responsabilidad social corporativa contribuye a medir, supervisar y gestionar el rendimiento de las empresas y su impacto en la sociedad.

Una mayor información no financiera por parte de las empresas constituye un factor importante a la hora de garantizar un enfoque más a largo plazo, que debe ser fomentado y tenido en cuenta por las organizaciones. En este contexto, con el fin de mejorar la coherencia y la comparabilidad de la información no financiera divulgada, algunas empresas deben preparar un estado de información no financiera que contenga información relativa, por lo menos, a cuestiones medioambientales y sociales, así como relativas al personal, al respeto de los derechos humanos y a la lucha contra la corrupción y el soborno.

Estos informes deben ser presentados junto a las cuentas anuales, y se compone por una memoria que describa ciertos aspectos detallados, vinculados a la actividad de la misma y a su entorno y relación con el mismo (mercados en los que opera, objetivos, y los riesgos derivados y / o asociados a relación con el medioambiente, incluyendo aspectos referentes a las relaciones con los empleados, el respeto a los derechos humanos e incluso la lucha contra el fraude y la corrupción).

Al facilitar esta información, las empresas obligadas deben basarse en marcos nacionales, marcos de la Unión Europea, pudiendo utilizarse el Sistema de Gestión y Auditoría Medioambientales (EMAS) adaptado a nuestro ordenamiento jurídico a través del Real Decreto 239/2013, de 5 de abril, o en marcos internacionales tales como el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, el Acuerdo de París sobre cambio climático, los Principios Rectores sobre las empresas y los derechos humanos que ponen en práctica el marco de las Naciones Unidas para «proteger, respetar y remediar», las Líneas Directrices de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) para Empresas Multinacionales, la norma (ISO) 26000 de la Organización Internacional de Normalización, la norma (SA) 8000 de la Responsabilidad Social Internacional, la Declaración tripartita de principios sobre las empresas multinacionales y la política social de la Organización Internacional del Trabajo, la Iniciativa Mundial de Presentación de Informes de Sostenibilidad del GRI (GRI Sustainability Reporting Standards), u otros marcos internacionales reconocidos.

Estarán obligadas a presentar esta memoria:

Organizaciones con más de 500* empleados durante el ejercicio.

Organizaciones consideradas de interés público de acuerdo a la Ley de auditoría de cuentas o bien que durante dos ejercicios cumplan dos de estas tres condiciones:

·         Total partidas del activo consolidado sea superior a 20 M€.

·         Importe neto en la cifra de negocio anual superior a 40 M€.

·         Número de empleados supere los 250 durante el ejercicio.

*Transcurridos tres años de la entrada en vigor de esta Ley (deadline Diciembre 2021), la obligación de presentar el estado de información no financiera consolidado será de aplicación a todas aquellas sociedades con más de 250 trabajadores que tengan interés público, según la legislación vigente (con la excepción de pequeñas y medianas empresas),o bien, aquellas sociedades que reúnan a fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos una de las siguientes circunstancias:

El total de las partidas del activo sea superior a 20.000.000 euros.

El importe neto de la cifra anual de negocios supere los 40.000.000 euros.

Entre los beneficios para la empresa están:

  • Herramienta que nos permite elevar la confianza y afianza los vínculos con nuestros grupos de interés.
  • Nos da un enfoque global de la organización que nos permite realizar una evaluación sólida del comportamiento de la organización y servirá de base para una mejora continua de los resultados.
  • Genera información de utilidad para la toma de decisiones, lo que nos ayudará a generar ventaja competitiva y diferenciará dentro del actual mercado competitivo.

Si necesitas ampliar información sobre cómo presentar la los Informes No Financieros, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de info@qualen.es

 

 

Certificación SA8000 sobre buenas prácticas en Responsabilidad Social

Se trata de una certificación internacional, creada por la Social Accountability International, organización internacional, cuyo objetivo principal es el de promover y mejorar las condiciones laborales.

La Norma SA8000 fue creada por SAI en 1997 como la primera Certificación Social. Se trata de un estándar líder a nivel mundial, que proporciona un marco integral permitiendo a las organizaciones de todo tipo, independientemente de la industria y país, demostrar un trato justo a sus trabajadores.

El estándar SA8000 se basa en estándares de trabajo reconocidos internacionalmente, incluida la Declaración Universal de Derechos Humanos y los convenios de la ILO (International Labour Organization / Organización Internacional del Trabajo (OIT)), respetando, complementando y respaldando las leyes nacionales.

La Norma SA8000 mide el desempeño social en ocho aspectos importantes para la responsabilidad social en los lugares de trabajo, en base a un elemento de sistema de gestión que impulsa la mejora continua en todos los aspectos de la norma. Las empresas destacan esta norma, por su enfoque riguroso para asegurar la más alta calidad de cumplimiento social en sus cadenas de suministro, sin sacrificar por ello los intereses comerciales.

Entre los elementos que integran la norma:

  • Trabajo infantil
  • Trabajo forzoso o bajo coacción
  • Salud y seguridad
  • Libertad asociación y derecho a la negociación colectiva
  • Discriminación
  • Prácticas disciplinarias
  • Horas de trabajo
  • Remuneración
  • Sistemas de gestión

Algunos beneficios para las empresas

Obtener La certificación SA 8000 hace que incrementen los beneficios a las partes interesadas, tanto a los trabajadores como a las organizaciones, para las empresas se pueden destacar:

  • Sistemas de Gestión más eficaces que mejoran los flujos de trabajo de la organización.
    • Mejora en la calidad y productividad.
    • Anticipación en la detección de peligros y riesgos.
    • Mayor control y fomento de mejoras de la cadena de suministro.
    • Incremento en la retención de empleados.
  • Aumento en la transparencia de sus operaciones y confianza en los mercados.
  • Incremento en la reputación, demostrando el compromiso por parte de la organización a ser gestionadas de manera socialmente responsable.

La certificación SA8000 proporciona una garantía sólida y fiable de que una organización está cumpliendo las expectativas de desempeño social, a la vez que mejora continuamente sus sistemas de gestión para abordar y prevenir riesgos laborales y sociales, su validez es de 3 años.

A fecha de hoy, la certificación SA8000 protege a más de 2 millones de trabajadores y cuenta con aproximadamente 4.500 entidades certificadas en todo el mundo.

Desde Qualen os podemos ayudar a llevar a cabo toda la implementación para obtener el Certificado en SA8000, siempre adaptándonos a las necesidades de cada organización y con el objetivo claro de ayudaros a dar el impulso necesario a la gestión ambiental y social de vuestra empresa.

No dudes en ampliar información a través de nuestro teléfono 911 701 260 o vía e-mail: info@qualen.es

La RSC en las empresas españolas. Situación actual.

Entendiendo la RSC como “La integración voluntaria, por parte de las organizaciones, de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y sus relaciones con sus interlocutores/as”.

Definición proporcionada por la Comisión Europea en su “Libro verde: Fomentar un marco europeo para la RS de las empresas” 2001.

En un momento en el que la Unión Europea intenta determinar sus valores comunes adoptando una Carta de los Derechos Fundamentales, un número creciente de empresas reconoce cada vez más claramente su responsabilidad social y la considera parte de su identidad. Esta responsabilidad se expresa frente a los trabajadores y, en general, frente a todos los interlocutores y partes interesadas dentro y fuera de la empresa, que pueden a su vez influir en su éxito.

Las empresas españolas están a la vanguardia en materia de Responsabilidad Social y Sostenibilidad, según diferentes estudios y como lo demuestra su presencia en los índices y estándares que evalúan sus actuaciones en esas materias. La fundación Adecco presentó recientemente una encuesta realizada a 241 empresas españolas, todas ellas de tamaño mediano (50-250 trabajadores) o grande (más de 250 trabajadores), pertenecientes a 15 sectores de actividad.

Según datos obtenidos en esta encuesta, en una escala del 1 al 10, la mitad (50%), considera que la RSC de su compañía ha evolucionado notablemente (7-8), mientras que un 20% señala una evolución más moderada (5-6). A la pregunta: ¿en qué fase o qué nivel ha adquirido en la actualidad? Más de la mitad de las empresas (52%) sitúa la RSC en una fase de desarrollo medio-alto, siendo un elemento básico que adquiere una relevancia cada vez mayor en el core de la organización.

También del Primer Estudio sobre “Engagement y vinculación emocional en las redes sociales”, presentado por MARCO de Comunicación, se extraen algunas conclusiones interesantes, por ejemplo el 86,35 % de los españoles afirma que optaría sin ninguna duda por marcas más responsable, a igualdad de relación calidad-precio entre varias marcas. La importancia de la responsabilidad social corporativa se ha convertido en un factor implícito en la elección entre marcas.

Los españoles valoran de las marcas su esfuerzo por lograr un beneficio social a través de acciones de defensa del medio ambiente, inclusión laboral, y acciones benéficas. La RSC es un aspecto cada vez más demandado en todo tipo de organizaciones como un deber de su actividad, no como una compensación de ella. Esto ayuda a estrechar lazos entre marca y cliente, además de mejorar su credibilidad y la confianza que ofrecen, y las redes sociales son un gran escenario para analizarlo.

Apostar y creer en la responsabilidad social es garantía de un planeta donde quepamos todos y donde nadie quede atrás.

Concluyendo, ser socialmente responsable no significa solamente cumplir plenamente las obligaciones jurídicas, sino también ir más allá invirtiendo «más» en el capital humano, el entorno y las relaciones con los interlocutores. La experiencia adquirida con la inversión en tecnologías y prácticas comerciales respetuosas del medio ambiente sugiere que ir más allá del cumplimiento de la legislación puede aumentar la competitividad de las empresas.

Obtener la certificación de un sistema de gestión de Responsabilidad Social permite demostrar a la organización su implicación en su entorno social a través de una gestión ética y socialmente responsable.

Os dejamos el enlace para consultar los principales modelos de sistemas de gestión de responsabilidad social: El modelo SA8000, SGE 21 y IQNet SR10.

Si necesitas ampliar información o recibir asesoramiento sobre los requisitos necesarios para garantizar la responsabilidad social en tu empresa, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de info@qualen.es

 

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Follow by Email
LinkedIn
LinkedIn
Share