Sistema de Gestión de Responsabilidad Social Corporativa – IQNet SR10

IQNet SR10 es un estándar internacional certificable sobre Sistemas de Gestión de Responsabilidad Social, desarrollado por la Red Internacional de Certificadores IQNet.

Este estándar recoge las mejores prácticas y recomendaciones a nivel internacional en materia de responsabilidad social, como las establecidas en la ISO 26000.

Objetivo

Este estándar especifica los requisitos de un Sistema de Gestión de la Responsabilidad Social para:

  • Integrar la sostenibilidad y la responsabilidad social en toda la organización.
  • Contribuir al desarrollo sostenible, considerando las necesidades y expectativas de los grupos de interés.
  • Demostrar la capacidad de la organización para cumplir los requisitos, mediante un comportamiento ético y transparente.

Beneficios

  1. Gestión de la Responsabilidad Social de la organización compatible con otros sistemas de gestión: sistemas de gestión de calidad ISO 9001, sistemas de gestión ambiental ISO 14001 y/o EMAS, así como sistemas de gestión de prevención de riesgos laborales.
  2. Incremento de la confianza y credibilidad mediante la demostración de compromiso de mejora con la sociedad, el medio ambiente y los grupos de interés a través del reconocimiento por un auditor independiente (AENOR e IQNet).
  3. Diferenciación, mejora de la reputación y mejora competitiva, reconocimiento y difusión internacional a través de la red IQNet.
  4. Facilita y favorece la elaboración de informes de Sostenibilidad y Responsabilidad Social.

La norma, define unos principios explícitos que se incluyen en el estándar IQNet SR10:

  • El estándar IQNet SR10 establece un sistema de gestión de la responsabilidad social basado en la metodología de Mejora Continua conocida como Planificar-Hacer-Verificar-Actuar (PDCA en inglés: Plan-Do-Check-Act).
  • Transversalidad y voluntariedad: integrar la norma en la todos los aspectos de la organización, nos servirá para ofrecer información clara y estandarizada de nuestras actividades en un entorno económico, ambiental y social; siendo el compromiso por parte de la organización voluntario.
  • Posee un enfoque claro hacia los grupos de interés: identificando sus necesidades y expectativas.

Este estándar es de aplicación a toda organización que desee establecer, implantar, mantener y mejorar un sistema de gestión de la sostenibilidad y la responsabilidad social, a la vez que, asegurar el cumplimiento con la política de responsabilidad social, el código de conducta, los objetivos y los requisitos establecidos, relacionados con los grupos de interés.

Si necesitas ampliar información o recibir asesoramiento sobre los requisitos necesarios para garantizar la responsabilidad social en tu empresa, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de info@qualen.es

Qualen cuenta con un equipo de personas con una amplia experiencia, que te ayudarán a seleccionar e integrar el Sistema de Gestión más apropiado para tu empresa.

La RSC en las empresas españolas. Situación actual.

Entendiendo la RSC como “La integración voluntaria, por parte de las organizaciones, de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y sus relaciones con sus interlocutores/as”.

Definición proporcionada por la Comisión Europea en su “Libro verde: Fomentar un marco europeo para la RS de las empresas” 2001.

En un momento en el que la Unión Europea intenta determinar sus valores comunes adoptando una Carta de los Derechos Fundamentales, un número creciente de empresas reconoce cada vez más claramente su responsabilidad social y la considera parte de su identidad. Esta responsabilidad se expresa frente a los trabajadores y, en general, frente a todos los interlocutores y partes interesadas dentro y fuera de la empresa, que pueden a su vez influir en su éxito.

Las empresas españolas están a la vanguardia en materia de Responsabilidad Social y Sostenibilidad, según diferentes estudios y como lo demuestra su presencia en los índices y estándares que evalúan sus actuaciones en esas materias. La fundación Adecco presentó recientemente una encuesta realizada a 241 empresas españolas, todas ellas de tamaño mediano (50-250 trabajadores) o grande (más de 250 trabajadores), pertenecientes a 15 sectores de actividad.

Según datos obtenidos en esta encuesta, en una escala del 1 al 10, la mitad (50%), considera que la RSC de su compañía ha evolucionado notablemente (7-8), mientras que un 20% señala una evolución más moderada (5-6). A la pregunta: ¿en qué fase o qué nivel ha adquirido en la actualidad? Más de la mitad de las empresas (52%) sitúa la RSC en una fase de desarrollo medio-alto, siendo un elemento básico que adquiere una relevancia cada vez mayor en el core de la organización.

También del Primer Estudio sobre “Engagement y vinculación emocional en las redes sociales”, presentado por MARCO de Comunicación, se extraen algunas conclusiones interesantes, por ejemplo el 86,35 % de los españoles afirma que optaría sin ninguna duda por marcas más responsable, a igualdad de relación calidad-precio entre varias marcas. La importancia de la responsabilidad social corporativa se ha convertido en un factor implícito en la elección entre marcas.

Los españoles valoran de las marcas su esfuerzo por lograr un beneficio social a través de acciones de defensa del medio ambiente, inclusión laboral, y acciones benéficas. La RSC es un aspecto cada vez más demandado en todo tipo de organizaciones como un deber de su actividad, no como una compensación de ella. Esto ayuda a estrechar lazos entre marca y cliente, además de mejorar su credibilidad y la confianza que ofrecen, y las redes sociales son un gran escenario para analizarlo.

Apostar y creer en la responsabilidad social es garantía de un planeta donde quepamos todos y donde nadie quede atrás.

Concluyendo, ser socialmente responsable no significa solamente cumplir plenamente las obligaciones jurídicas, sino también ir más allá invirtiendo «más» en el capital humano, el entorno y las relaciones con los interlocutores. La experiencia adquirida con la inversión en tecnologías y prácticas comerciales respetuosas del medio ambiente sugiere que ir más allá del cumplimiento de la legislación puede aumentar la competitividad de las empresas.

Obtener la certificación de un sistema de gestión de Responsabilidad Social permite demostrar a la organización su implicación en su entorno social a través de una gestión ética y socialmente responsable.

Os dejamos el enlace para consultar los principales modelos de sistemas de gestión de responsabilidad social: El modelo SA8000, SGE 21 y IQNet SR10.

Si necesitas ampliar información o recibir asesoramiento sobre los requisitos necesarios para garantizar la responsabilidad social en tu empresa, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de info@qualen.es

 

SR10 sobre RSC

Cuando hablamos de Responsabilidad Social Corporativa hablamos del conjunto de principios y normas éticas de conducta empresarial, que se basa en la gestión de los impactos sociales y ambientales que se generan en nuestro entorno y en nuestros grupos de interés, debido a la actividad de nuestra organización.

Entre los Sistemas de Gestión de Responsabilidad Social existentes, nos encontramos con IQNet SR10. Se trata de un estándar internacional certificable, que establece los requisitos de un Sistema de Gestión de la Responsabilidad Social, para organizaciones comprometidas con los principios y recomendaciones sobre Responsabilidad Social existentes, en especial los contenidos en la  norma internacional ISO 26000.

Los principios de Responsabilidad sobre los que se orienta la ISO 26000:

  1. Rendición de Cuentas
  2. Transparencia
  3. Comportamiento ético
  4. Respeto a las partes interesadas
  5. Principio de Legalidad
  6. Respeto a la Normativa Internacional
  7. Respeto a los Derechos Humanos

También la norma, define unos principios explícitos que se incluyen en el estándar IQNet SR10:

  • Transversalidad: integrar la norma en la todos los aspectos de la organización, nos servirá para ofrecer información clara y estandarizada de nuestras actividades en un entorno económico, ambiental y social.
  • Enfoque a grupos de interés: identificando sus necesidades y expectativas.
  • Voluntariedad: la organización adquiere el compromiso de forma voluntaria.
  • Mejora continua: Se basa en la estructura PDCA (Plan-Do-Check-Act) – Planificar, Ejecutar, Verificar y Actuar.

Entre los beneficios:

  • Gestión de la Responsabilidad Social de la organización compatible con otros sistemas de gestión: sistemas de gestión de calidad ISO 9001, sistemas de gestión ambiental ISO 14001 y/o EMAS, así como sistemas de gestión de prevención de riesgos laborales.
  • Incremento de la confianza y credibilidad mediante la demostración de compromiso de mejora con la sociedad, el medio ambiente y los grupos de interés a través del reconocimiento por un auditor independiente (AENOR e IQNet).
  • Diferenciación, mejora de la reputación y mejora competitiva, reconocimiento y difusión internacional a través de la red IQNet.
  • Facilita y favorece la elaboración de informes de Sostenibilidad y Responsabilidad Social.

Si necesitas ampliar información o recibir asesoramiento sobre los requisitos necesarios para garantizar la responsabilidad social en tu empresa, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de info@qualen.es

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial
Follow by Email
LinkedIn
LinkedIn
Share